Calefacción

de del

Las instalaciones de calefacción tienen como finalidad aportar calor a los espacios que lo necesitan generándolo mediante una caldera, una bomba de calor o placas solares térmicas.

Lo más frecuente es realizarlo mediante una caldera estándar, de baja temperatura o de condensación. Estas calderas pueden utilizar diferentes combustibles: gas, gasóleo, biomasa o electricidad.

Las instalaciones de calefacción tienen como finalidad aportar calor a los espacios que lo necesitan generándolo mediante una caldera, una bomba de calor o placas solares térmicas.

Lo más frecuente es realizarlo mediante una caldera estándar, de baja temperatura o de condensación. Estas calderas pueden utilizar diferentes combustibles: gas, gasóleo, biomasa o electricidad.

Una vez generado el calor se distribuye a las zonas a calentar mediante tuberías, tanto vistas como empotradas, hasta los elementos terminales. Para estas tuberías se suelen utilizar distintos materiales; cobre, acero, materiales plásticos, etc. Y deben estar bien aisladas para evitar que se pierda calor en el recorrido

Como elementos terminales se utilizan radiadores (aluminio, chapa de acero y hierro fundido) o directamente se acondiciona el suelo de la estancia para que sea el propio terminal, suelo radiante.