Producción de agua caliente (ACS)

de del

El agua caliente sanitaria se usa a diario en nuestra sociedad, tanto para la higiene personal como en procesos industriales. Existen dos sistemas de producción: instantáneo o por acumulación.

Los sistemas instantáneos se utilizan en pequeños consumos (viviendas) o grandes consumos continuos (industria), pues el agua se calienta en el momento en el que la consumimos. Para ello se utilizan intercambiadores de calor y un generador de calor similar al utilizado en las calefacciones. Precisa una elevada potencia en el generador.

Cuando los consumos son grandes, puntuales y aplazados en el tiempo, se utilizan sistemas de acumulación, en los que el agua caliente sanitaria se almacena en un depósito aislado hasta su consumo. El calentamiento se puede realizar de muchas maneras; resistencias eléctricas, quemadores a gas o gasóleo integrados en el acumulador, intercambiadores de calor… Cuando se utilizan intercambiadores, el calor es aportado a través de un circuito externo, por cualquiera de los sistemas utilizados en calefacción y/o climatización, o placas solares como veremos más adelante.